Soluciones para los temores más comunes asociados a la madera

Un resumen de los métodos de trabajo de nuestro equipo, que invalida los problemas más comunes de la madera

La madera es un excelente elemento estructural y resiste muy bien los terremotos.

La madera es muy resistente y duradera

Los terremotos no se pueden predecir, pero su efecto devastador se puede prevenir tras una planificación cuidadosa y una optimización máxima. Países como el Japón, donde sin medidas similares las pérdidas serían inmensas, dedican tiempo a la investigación y al desarrollo de la tecnología de los edificios con estructura de madera. Los terremotos causan daños en las siguientes condiciones: las vibraciones de las ondas sísmicas se transmiten a los edificios ubicados en el terreno afectado. Prácticamente, el suelo se acelera localmente; la aceleración junto con la masa de la construcción se convierte en inercia. Es como cuando estás en el coche y el coche se va de repente. Cuanto más pesada es la construcción, mayores serán los daños. Las casas de madera se comportan muy bien durante los terremotos justamente porque son muy ligeras, pero también porque la madera es elástica. Por otra parte, por su propia estructura, este tipo de edificios permiten la descarga de las fuerzas de tal manera que llegan a ser altamente resistentes a la fuerza sísmica.

El tratamiento inicial de la madera elimina estos problemas

El tratamiento inicial con madera elimina estos problemas.

Tienes que saber desde el principio que cada pieza de madera utilizada en nuestras construcciones se trata contra la humedad, los hongos y los insectos.

Los hongos pueden aparecer debido a las lluvias y a las variaciones de humedad, pero nos deshacemos de esta amenaza aún desde la fase incipiente de la obra, con un buen secado (asistido y controlado) de la madera. Las caries, por otro lado, atacan la corteza de la madera, y en nuestros proyectos, la corteza no se utiliza en la construcción del edificio. Por lo tanto, eliminamos la fuente de este problema desde el principio.

Si excepcionalmente, la madera es atacada por plagas, se pueden eliminar en cualquier etapa de la construcción, incluso después del acabado, con soluciones específicas. (¿es posible?)

Un correcto secado o encolado de perfiles más pequeños mantiene la resistencia de la madera.

El secado o pegado adecuado de perfiles más pequeños mantiene la resistencia de la madera.

La razón principal por la cual ocurren las grietas es el proceso de secado que, en la mayoría de los casos, implica demasiadas variaciones de humedad repentinas. Sin embargo, el secado de la madera utilizada en las construcciones de Dimmer está controlado y asistido, haciéndose en secadores industriales donde dichas variaciones no ocurren. Además, es posible utilizar madera laminada encolando perfiles más pequeños. Por lo tanto, incluso si aparecen grietas, estas últimas serán muy pequeñas e insignificantes.

Un edificio de madera no es más predispuesto al incendio que los edificios de hormigón o metal.

La madera se quema muy lentamente

Tal vez el mayor temor relativo a la madera es que se puede quemar muy rápidamente. No solo la velocidad de combustión de la madera es baja (0,70 mm/minuto), sino que su comportamiento al incendio es inesperado: después de unos minutos de quemado, se deposita la ceniza, lo que evita que el fuego se propague. Además, la madera permite la utilización de diversos tratamientos ignífugos que ralentizan aún más el proceso de combustión. Y si tienes miedo de que el edificio se caiga durante un incendio, tenemos que decirte que, en función de la dimensión de la sección de la estructura, la casa seguirá en pie incluso después de una hora de quemado.

Los mayores temores relativos a la madera revelan, en realidad, algunas posibilidades inesperadas. Como material de construcción, la madera se comporta excelentemente, incluso donde te esperabas menos. Por lo cual pensamos que la madera es increíble.

La madera se quema lentamente

La velocidad de carbonización de la madera es igual a 0,7 mm por minuto.

El acero se dobla

A 800 grados Celsius, el acero se dobla y pierde la mitad de su resistencia.

El hormigón se degrada durante la combustión

En caso de incendio, el hormigón se agrieta, pela y deja la armadura descubierta.

Un aislamiento hecho adecuadamente resuelve el problema de los ruidos no deseados y la madera ya no cruje.

Desde la lana mineral hasta el caucho o el fieltro, existen varias soluciones de aislamiento para superar el problema del ruido.

Existe un temor asociado a los ruidos no deseados que podemos comprender: cualquier persona que pasa por una casa de madera antigua o por una casa de montaña sabe que las paredes o los suelos de madera permiten que el sonido pase muy fácilmente. Además, hay muchas que crujen al hacer el paso más pequeño. La madera como tal puede permitir que el sonido se propague. Un suelo de madera cruje por causa de dos piezas que se tocan entre sí. La solución a estos problemas radica en el aislamiento. Esto se puede hacer con caucho, fieltro, lana mineral y muchos más para los suelos, y con materiales termoaislantes añadidos al espesor de las paredes.

Si se seca correctamente, la madera no pierde su resistencia, ni se agrieta.

El tratamiento adecuado contra la humedad y el secado controlado resuelven este problema.

Las variaciones de humedad son la principal razón por la cual la madera podría pudrirse. Pero esto también ocurre tras el contacto con el suelo vegetal o con la materia orgánica. Es por eso que existen soluciones dedicadas para proteger la madera al contacto con el suelo o con el agua, como la aplicación a la madera de un tratamiento bajo presión.