Para pedir menos del planeta, pedimos más de nosotros. RESPONSABILIDAD

Ninguna astilla se pierde de la madera utilizada en nuestras construcciones, solo explotamos los árboles que liberan más CO2 en la atmósfera de lo que pueden almacenar, y solo elegimos a aquellos proveedores que respeten el ritmo de regeneración de los bosques.

Cada día nos desafiamos a nosotros mismos para responder con un “sí” determinado a las preguntas del tipo “¿acaso podemos …?” si el resultado es un poco más de protección para la naturaleza. Este es el Green Pact.

¿Podemos utilizar sin pérdidas toda la madera involucrada en una construcción de Dimmer?

Sí, incluso los desechos. Nada se pierde, todo se reutiliza. Desde los restos de maquinado hasta los elementos de los edificios antiguos, todo se puede utilizar sea en la creación de otros productos de madera, sea en la producción de energía a través de la incineración, es decir, te ayudan a calentar al igual que los demás combustibles más dañinos.

Gracias a estos beneficios, se han constatado inversiones cada vez más significativas en la utilización de la madera como material de construcción para las escuelas, las oficinas y los hospitales

¿Podemos contribuir a la calidad de la atmósfera explotando árboles?

Parece sorprendente, pero podemos y lo hacemos. Comparado con el hormigón, el acero o el ladrillo, la madera es producida en la fábrica más respetuosa con el medio ambiente: el bosque. Cuando crecen, los árboles utilizan la energía solar. La transformación ulterior de la madera requiere muy poca energía extra. Cuando crecen, los árboles almacenan CO2, pero cuando maduran y mueren, la cantidad de CO2 vuelve a la atmósfera. Un árbol madurado y convertido en una casa almacenará la misma cantidad de CO2 durante toda la vida de la casa, lo que significa que las emisiones de CO2 se reducen considerablemente. Además, la madera es el único material de construcción que se regenera.

Las cosas pequeñas cuentan

La forma en la que elegimos a nuestros proveedores o en la que elaboramos las etapas de ejecución, para que no desperdiciemos el material, nos enorgullece de nuestro equipo, pero no resulta suficiente para aferrarnos al Green Pact. Es por eso que tenemos cuenta de las cosas pequeñas, incluso la cantidad de agua que utilizamos a lo largo de la obra, la cantidad de papel que utilizamos en la oficina, la cantidad de botellas o envases de plástico generada en cada proyecto y el lugar dónde los reciclamos.

Green Pact con nosotros, con nuestro planeta y con nuestros proveedores.

Los recursos más valiosos del planeta, por ejemplo, el agua y la madera, solo son renovables si los gestionamos de forma juiciosa y responsable, por lo que hacemos todo lo posible para utilizarlos con respeto. Nos gusta saber que la explotación de la madera que utilizamos en la construcción del edificio en que trabajas o vives no ha contribuido a la desestabilización de las comunidades de donde proviene y, por este principio, elegimos a nuestros proveedores asegurándonos de que las materias primas fueron obtenidas de acuerdo con las normas europeas relativas a la protección del medio ambiente, y que se plantaron retoños en lugar de los árboles explotados.